Actualiza tus Datos
30 mayo, 2024

La kinesióloga que con un método único y patentado cambia la mirada de la celulitis a nivel mundial

Paloma SahidPaloma Sahid es egresada de kinesiología de la UNAB y dueña de la Clínica Ora, un templo dedicado al cuidado de la mujer con problemas de piel como la celulitis, flacidez y post parto.

Actualmente, ¿qué estás haciendo?

Tengo una clínica donde realizamos principalmente un tratamiento personalizado para la celulitis. La mayoría de las personas ha considerado la celulitis como un tema estético, sin embargo, mi gran descubrimiento científico es que se debe a una alteración de la microcirculación donde el sistema venoso y/o linfático, se encuentran afectados generando alteraciones en el tejido subdérmico. Por lo tanto, puedes hacer ejercicio, tener una alimentación saludable y tener celulitis, ya que su origen es más bien hereditario y hormonal.

La celulitis es una patología que según su grado de severidad puede incluso llegar a generar alteraciones funcionales, debido al dolor y aumento de volumen de la extremidad. El aumento de volumen está determinado por el aumento del edema, un líquido rico en proteínas difícil de eliminar generando un aspecto irregular a la piel.

¿En qué consiste tu técnica de drenaje linfático manual?

Hay muchas técnicas de drenaje linfático manual, pero la diferencia con mi técnica es que movilizamos este líquido hacia las zonas de desagüe que están tapadas y no logran drenar el edema. Estas zonas de desagüe corresponden a las partes donde hay mayor cantidad de ganglios linfáticos, como: las axilas, la zona inguinal y la fosa poplítea (zona posterior de las rodillas). Lo que hacemos en mi clínica es movilizar el edema de las piernas siguiendo la anatomía del sistema linfático y aplicamos técnicas para desbloquear las zonas comprimidas, logrando drenar el líquido que se encuentra en exceso y luego comprimimos por un tiempo para que el edema no vuelva a aparecer.

Todas las personas que tienen un edema muy grande (retención de líquido) pueden tratarse en la clínica. No solamente tratamos celulitis, también llegan pacientes con edemas de hace 20 años o con edemas que aumentan de volumen con el paso del tiempo y no saben cómo tratarlos.

¿En qué consiste tu método?

Lo primero es la evaluación donde se determina el tipo y grado de celulitis. Luego se realiza un protocolo personalizado que incluye en una primera etapa drenar el edema con nuestro Détox, seguimos abordamos el tratamiento con aparatología para disminuir la grasa localizada, creamos nuevo colágeno para dar firmeza a los tejidos y creamos nueva microcirculación a través de la carboxiterapia. Finalmente, usamos compresión que dependerá del grado de severidad, a mayor gravedad más compresión.

Llevo 12 años dedicada a los trastornos vasculares y a la celulitis y he atendido a más de 5 mil pacientes, ofrecemos un diagnóstico claro y certero aun cuando son patologías muy difíciles de diagnosticar y donde hay gente que lamentablemente llega a los 70 años y ahí recién sabe que tenía una patología.

Lo que busco es que la gente pueda tener acceso a esta información y que cuando sea joven y vea que tiene una patología consulte, para que no empeore con los años.

Mi método está patentado y tiene propiedad intelectual. Fue un largo camino con un grupo de abogados expertos en el tema. Finalmente, todo el tiempo invertido toma un gran valor.

Clínica ORA¿Cómo fue el camino para desarrollar tu método?

Creo que el camino fue solitario debido a que esta patología no tenía ningún tratamiento efectivo, en mi caso recuerdo que comenzó a los 13 años cuando una compañera jugando hockey me hizo el comentario de que tenía celulitis, en esa época ya había comenzado a desmayarme por mi baja presión, que años después supe que era Disautononia. Al final, estaba todo asociado a una baja presión, un mal retorno venoso y por eso la aparición de la celulitis. Probé todos los tratamientos que había en el mercado, partiendo por las cremas, la centella asiática en pastillas, aparatología e incluso recurrí a una liposucción que tuvo efectos adversos, porque con la cánula se pasa a llevar el sistema linfático y este no se regenera por lo tanto aumenta el edema.

Mi lucha partió por entender qué era lo que me pasaba, porque si yo comía bien y hacía ejercicio, no entendía por qué la piel de mis piernas se iba deteriorando, considerando que mi tronco estaba en perfecto estado.
Entonces, fue un camino largo de ir buscando hasta llegar al origen. Actualmente, soy pionera a nivel mundial en descubrir que la celulitis es un trastorno de la microcirculación, con un método de tratamiento que tiene resultados reales y duraderos que no solo mejora la calidad de la piel, sino también, la seguridad y la confianza de muchas mujeres.

Actualmente todo pasa por la apariencia, los adolescentes están mucho tiempo en RRSS, se toman muchas fotos y se preocupan del cuerpo y su peso.
¿Cómo ves tú el cambio de paradigma, de que la celulitis no sea sinónimo de grasa y se piense en ella como una enfermedad vascular?

Yo creo que es un camino super favorable porque las mujeres lo único que buscan es una solución real al problema, la mayoría ha probado tratamientos sin éxito y eso genera mucha inseguridad.
Yo siento que el cambio de mirada ha tenido una muy buena llegada, porque logran entender qué origina el problema y cuál es la solución. Mi tratamiento en general responde a las expectativas de los pacientes, que es lo más importante.

En general el tratamiento dura entre 12 a 15 sesiones que se realizan 3 veces a la semana de una hora y media. Se realiza una evaluación inicial, una evaluación en la mitad y una evaluación final. Entonces, tú puedes ir viendo cómo vas mejorando de forma progresiva en el tratamiento.

¿Esta es una enfermedad que se hereda?

Sí, en la mayoría de los casos las pacientes se ven reflejadas en sus madres o abuelas al ver sus fotos. Esto ha permitido que piensen en sus hijas y me pregunten cómo prevenir. ¿Y cómo se puede prevenir? Con el uso de pantys compresivas que ayuden a mejorar el retorno venoso.

Y ahora volviendo a tu paso por la universidad, ¿siempre quisiste estudiar kinesiología?

No, partí pensado en que quería estudiar odontología. Menos mal que no entré porque no puedo ver sangre, me desmayo, así que hubiera sido un tremendo error.
Siempre me gustó el tema del deporte, me gusta el tema de la salud, la vida sana y me pareció que era interesante la carrera. También encontré que el tema de la celulitis era un nicho que podía abarcar dentro de la carrera con la especialidad en Dermatofuncional. Creo que es super importante que no hagamos lo que hace todo el mundo, que empecemos a hacer cosas diferentes.

Recuerdo con cariño y admiración a la profesora Doris Hernández, no solo por su extenso conocimiento sino por enseñarme a pensar, creo que es lo que más cuesta en un mundo que uno se aprende todo de memoria. Recuerdo que, en la cena de licenciatura, que por lo demás fui yo la organizadora de la primera y que hoy es tradición en la carrera, ella nos dijo: deseo que sean personas de éxito, no les deseo suerte porque la suerte es para los mediocres.

Me siento muy orgullosa de la formación que recibí, fui muy privilegiada porque soy de las primeras generaciones de la carrera de kinesiología, por lo tanto, tuvimos un equipo académico de excelencia.

Clínica ORA¿Paloma, y cómo consideras tú que contribuyes hoy en día a la sociedad?

La contribución es dar una solución real, efectiva y duradera a una patología vascular como la CELULITIS, que muchas mujeres han sufrido por harto tiempo, y que a veces se confunde con otras patologías como lipedema, linfedema o lipodistrofia.

El eslogan de mi empresa es Tu Cuerpo, Tu Templo. Uno habita en uno, por lo tanto, es importante sentirse cómoda con uno mismo. Así como tú cuidas tu casa, también deberías cuidar tu cuerpo. Es importante que tu cuerpo sea tu templo y que, si hay algo que te molesta, que no te hace sentir cómoda, lo puedas evaluar con un profesional del área para que te pueda ayudar, porque es importante que una mujer se sienta segura de sí misma.

Ora es una empresa femenina, todas sus integrantes son mujeres, creamos este espacio delicado y seguro solo para nosotras. ¿Han escuchado hablar del me time? Es tiempo para uno, tiempo de calidad. Venir acá es un mimo para el alma, es un lugar donde te sentirás acogida y regaloneada.

¿Cómo te ves en el futuro?

Estamos haciendo muchas cosas, este año pretendemos facturar sobre un millón de dólares y estamos avanzando en las acreditaciones para impartir el primer curso del método para el mes de septiembre.
Por supuesto, vamos a partir en Chile, pero la idea es que se extienda a todos los países sudamericanos, y finalmente, llegar a Estados Unidos. Por otra parte, estamos postulando a Corfo con un proyecto de innovación tecnológica junto a la Universidad Andrés Bello, para crear la primera evaluación objetiva a través de inteligencia artificial.

Soy una mujer inquieta y con mucho poder de creación, creo que los límites son mentales y espero seguir creciendo y aportando tanto con mis tratamientos, como con mis conocimientos que pronto se empezarán a difundir.

Conoce los testimonios aquí